Rodrigo Cuevas en La Cueva del Jazz en Vivo

Día: 17 / 11 / 2018 (Sábado) a las 23:30. Entradas anticipadas: 8€. Entrada taquilla: 10€. 

Rodrigo Cuevas nos propone una revisión folk bien humorada y cableada a la raigambre con un discurso incasto, lúcido y sexy que nos hace romper las lindes de la correción.

Su música, es synth folk, es tonada glam y es cabaret underprao. Hay mucho sincreitsmo musical en su abanico de sabores, de afluentes,  de resonancias y de querencias. 

Web

Youtube

Facebook

Rodrigo Cuevas, Oviedo 1985, es un artista total.

Total porque su estrella brilla populista y por entre los arrabales de la contracultura, total porque su autenticidad desenmascara a cualquier tipo de impostura.

¿Que cómo se puede conquistar a la vecina del quinto mientras que se enamora al hipster, se eclipsa al parado de larga duración y se angeliza a la draq queen? ¿Qué cómo es posible conectar con el último madreñero y con la moza que iba para punk? Pues porque estas cosas no atienden a razón, porque estas son las cosas del querer.

Rodrigo Cuevas es cantante, compositor, acordeonista y percusionista. Difícil hallar equivalente cuando sus intereses artísticos apuntan a ramo de flores de colores.

Decíamos que es un artista total que cuenta con formación musical académica: grado medio de piano y estudios de tuba en el Conservatorio de Oviedo además de tres años de Sonología en Barcelona.

Rodrigo Cuevas nos propone una revisión folk bien humorada y cableada a la raigambre con un discurso incasto, lúcido y sexy que nos hace romper las lindes de la corrección.

Rodrigo Cuevas nos hace reír con su desparpajo de insolente candidez porque, de tan real, pareciese alucinado. Decimos que lo suyo, que su música, es synth folk, es tonada glam y es cabaret underprao. Y decimos bien porque hay mucho de sincretismo musical en su abanico de sabores, de afluentes, de resonancias y de querencias.

Es muy cierto que el folk asturiano, y en general la música asturiana, necesitaba de un revulsivo como este. Y es que hacía siglos que no se hablaba tanto de tonada ni de madreñas, de si sí, o de si también. Pero lo verdaderamente innegable es que se cuentan por cientos de miles de reproducciones algunas de sus apariciones televisivas -en Cantadera y en Pieces de TPA, en Hable con Ellas de T5, en Luar de TVGA, en Noticias 4 o en el Late Motiv de Buenafuente- así como de sus vídeos, y, entre ellos, el más reproducido, el auténtico fenómeno viral que ha sido Verdiciu Yo soy la magaes el título de su primer álbum, un trabajo editado en el año 2012 que ya apuntaba algunas de las intenciones sonoras y estéticas que hasta hoy ha seguido explorando el artista: revisitación, puesta al día, traslación a lo contemporáneo de un patrimonio cultural y musical extremadamente rico, el de la música folk, el de la tradición.

Su más reciente lanzamiento discográfico, de 2016, es un EP de cuatro temas titulado Prince of Verdiciu, editado por Aris Música y grabado por Sergio Rodríguez en Tutu Estudios que incluye cuatro manzanazos como cuatro soles: Verdiciu, Xilguerín Parleru, El Toro Barroso y ¡Viva Grecia!. Entre las colaboraciones musicales destacamos a Celerina Sound System y a Rubén Bada, músicos que, también, le acompañan en muchas de sus actuaciones en vivo.

Rodrigo Cuevas lleva años con su proyecto aunque la pandemia no se haya hecho viral hasta hace unos cuantos meses. Una aventura que se iniciaba en 2014 con el estreno de Electrocuplé, espectáculo desternillante que fusiona cabaret, copla, burlesque y, sobre todo, canción tradicional asturiana travestida con música de baile. Un show que durante algo más de dos años y tras cientos de actuaciones, ha sido la consolidación de Rodrigo Cuevas desde las oquedades del underground hasta el mainstream más populista.

La gira de verano de 2016 fue absolutamente increíble con decenas de conciertos memorables como el que aconteció en una Plaza Mayor de Gijón a reventar con más de 4500 personas colapsando las calles aledañas. Sin duda uno de los espectáculos del año en Asturias. Ha habido infinidad de actuaciones en fiestas populares y en salas alternativas, en escenarios principales, en platós de televisión, en pequeñas aldeas de toda Asturias y en ciudades como Vigo, Salamanca, León, Santander, Madrid, Barcelona, Bilbao, Palma de Mallorca, etc. Rodrigo Cuevas está orgulloso de haber sido el embajador de la Sidra de Asturias con Denominación de Origen Protegida en 2016, cuya campaña incluyó spot de TV, mupies, anuncios en prensa, vallas de carretera, etc, y que ha logrado incrementar las ventas del producto nada menos que en un 10%.

Ha participado, asimismo, como maestro de ceremonias en galas de teatro (Premios Oh!), lo mismo que en foros sobre la Unión Europea, etcétera.

Otro momento cumbre del año 2016 tuvo lugar el 19 de setiembre cuando Rodrigo Cuevas protagonizó el Día de América en Oviedo con la carroza que cerraba el desfile en el espectáculo de calle más multitudinario de cuantos se celebran en Asturias, con más de 250 mil personas entre el público.

Campo y tablas, el documental sobre Rodrigo Cuevas que dirigen Alex Zapico y Manu García Postigo, se estrenará el 11 de marzo de 2017 en el Teatro Campoamor en el marco del Festival SACO. Se trata de un biopic basado en la vida y la obra del artista en un momento profesional de auténtica catarsis puesto que refleja el triple salto mortal desde el underground hasta la popularidad.

Si ustedes juntan a Rodrigo Cuevas, a DJ Kresy y al inclasificable creador Ricardo Villoria, se garantiza la colisión artística que tienen ante sus ojos y que se sustancia en el último videoclip del artista que se titula El Toro Barroso Kresy remix. El resultado es una pieza de autor de alto voltaje y mayor octanaje. Un vídeo de erótica folk auténticamente exuberante y no exento de bizarría asturiana para deleite de toda la flora y de toda la fauna que estrenaba en primicia la web de la revista Primera Línea. Es ahora, marzo de 2017, cuando llega el momento de su nuevo espectáculo, EL MUNDO POR MONTERA, un show cuyo estreno acontecerá en el Teatro de La Laboral de Gijón el 4 de marzo, y que mantendrá las constantes fundamentales que conforman su personal propuesta – esa que abarca el humor, el etnoglamur, el erotismo, la diversidad musical más heterodoxa, la puesta en escena intransferible-, junto con un repertorio totalmente renovado, un vestuario de nueva creación y un salto de titán en cuanto a la factura profesional. Y claro que seguirá solazando a miles de personas de toda edad, sexo y condición en sus próximos recitales oficiando para toda la flora y para toda la fauna, para la gente de bien y para el lumpen proletariado.

Ha nacido una estrella, ya saben: figura inclonable, rigurosa, honesta y popular.

Que no se extinga su luz.

Fdo: Carlos Barral Álvarez

 

 

Share

No se admiten más comentarios